Cómo sancionar a un colaborador sin humillarlo

Esctrito por el 07 de Marzo 2017 en Blog

Cómo sancionar a un colaborador sin humillarlo

Comparte:

A lo largo de mi carrera profesional, he conocido directivos que disfrutaban sancionar o reprender a sus colaboradores criticando y humillándolos, incluso enfrente a sus compañeros de trabajo.

Debido a esto, hoy quiero compartir contigo algunos aprendizajes y consejos que he recibido y utilizado durante mi experiencia profesional en el área de Recursos Humanos, en la difícil e  incómoda pero inevitable tarea de sancionar a los colaboradores.

1.- Critica los malos comportamientos, no a las personas.

Tanto las personas más problemáticas y difíciles como las más brillantes con excelentes resultados, pueden mostrar malos comportamientos cuando se habla de temas como faltas de respeto, tener problemas de inasistencia o impuntualidades. Sin embargo, es necesario separar los malos comportamientos del empleado que los comete y no centrarse en ver si es brillante para tener ese comportamiento o lo difícil que ha sido tratar con él, ya que de lo contrario estarás atentando contra su personalidad.

2.- Asegúrate que el colaborador reconozca su error o falta.

Lograr que tu colaborador infractor reconozca su falta y que entienda cabalmente su error y los resultados de sus actos, será clave para él, ya que pondrá mayor énfasis en no repetir la situación.

3.- Identifiquen las posibles causas de ese mal comportamiento.

Reúnete con la persona que presenta el comportamiento inadecuado, pide sus criterios sobre las causas o las razones por las que él considera que obró de esa manera. Después, hazle saber, que tanto tú por ser su jefe inmediato, como la empresa, esperan sinceramente un cambio en su comportamiento futuro y que les interesa poderlo ayudar a través de un plan y conjunto de acciones o iniciativas para después valorar su progreso o cumplimiento.

4.- Mantén una comunicación adecuada.

No trates de humillar al trabajador, con frases despectivas, ni siquiera por aquellos pequeños defectos, y no olvides que acosar a un trabajador en la presencia de otros compañeros de trabajo, en muchos países, podría ser considerado acoso laboral, con las implicaciones legales que esto supondría para el jefe inmediato y para la empresa. Recuerda que existen muchas formas de decir las cosas sin molestar, herir, ofender, amenazar o humillar

5.- Utiliza los espacios y los momentos adecuados

Utiliza las reuniones grupales ante problemas comunes del equipo pero despersonalizando los problemas y/o encuentros individuales o privados para llamar la atención o sancionar un mal comportamiento. Tampoco amenaces constantemente con lo que se va hacer con un trabajador cuando cometa alguna infracción, es necesario aplicar las medidas en el momento oportuno.

El área de Recursos Humanos tiene muchas oportunidades de mejoras en el tema de disciplina laboral por lo que este tipo de temas es más común de lo que uno imagina.

Sin embargo, aprende de esos errores y de las buenas prácticas de otros, adaptándolas a tu contexto y cultura particular. Esto podrá ayudarte a convertirte en un directivo más justo y más humano a la hora de sancionar a algún miembro de tu equipo.